Diagnopsis es un equipo de profesionales con alta especialización en temáticas de Infancia, Adolescencia y Familia, que ponen a disposición de personas, familias e instituciones privadas los siguientes servicios:

  • Psicoterapia Individual para Niños, Adolescentes y Adultos
  • Psicoterapia Familiar y de Pareja
  • Diagnóstico Infanto-Juvenil, Familiar y Forense
  • Elaboración de Informes y Capacitaciones grupales entre otros

Contamos con 3 sedes en la Región Metropolitana de Santiago, donde será atendido en un ambiente acogedor, privado y personalizado.

Sede Las Condes: Calle Badajoz N°100, Oficina 1006 (Metro Manquehue). Tél. 22330428

Sede Providencia: Avenida Nueva Providencia 2155, Torre B. Of. 906. (Metro Los Leones)  Tél 22330428

Sede Santiago Centro: Arzobispo González 459. Of. A. Tél. 26889339

 

Sobre Caso Orellana: Una carta para profesionales y trabajadores de la salud, justicia y educación PDF

Estimad@s colegas y amig@s,

Les escribo como miembro de nuestra comunidad profesional y más particularmente como psicóloga clínica infanto - juvenil, consternada por la reciente resolución judicial respecto del llamado "caso Orellana". En este caso hay tres niñas que presumiblemente han sido abusadas sexualmente desde sus primeros años de vida siendo - hasta antes del reciente veredicto (26 de septiembre de 2013) - su padre el principal sospechoso de estos abusos.

Llama la atención y confunde (experiencia compartida con muchos colegas psicólogas/os y de otras disciplinas humanistas) que el reciente fallo, cuyo veredicto del juez fue absolutorio, nos presente como sociedad una visión diametralmente opuesta del veredicto del segundo juicio sobre este mismo caso, en el cual se había condenado al imputado a 60 años de prisión por los mismos cargos.

Los especialistas sabemos la complejidad que reviste la exploración y probación de este tipo de experiencias traumáticas: abuso sexual intrafamiliar contra niños/as, pero aún así me impresiona cómo nuestro sistema de justicia puede llegar a conclusiones diametralmente opuestas sin que se cuente - aparentemente - con información probatoria contraria, mas bien pareciera que se silencian, se excluyen o se interpretan distinto algunos medios de prueba o indicadores de abuso, incluido en estos el relato de las afectadas.

Lo anterior no es solo un problema de la justicia institucional chilena, creo que nos convoca como sociedad, pues en distintos grados todos somos responsables del sistema: con nuestro silencio, nuestras acciones, nuestra individualidad y/o trabajo en redes vamos co-construyendo el tejido social.

Si bien fuera de tribunales no manejamos toda la información, lo cual por una parte resulta deseable ya que se resguarda o intenta resguardar la privacidad e integridad de la familia y en especial de las niñas afectadas, es importante reflexionar al respecto y preguntarnos si nuestros gremios: psicólogas y psicólogos clínicos, peritos médicos y psicojurídicos, psiquiatras infanto - juveniles y de adultos, abogados, entre otros, debiesen sentirse interpelados a pronunciarse públicamente al respecto, no sobre si el imputado es o no culpable, pero si acerca de las implicancias éticas y psicosociales del caso y de los procesos y resoluciones judiciales; en particular en nuestro campo de estudio y acción profesional, para las/os psicólogos y psiquiatras: el ámbito de la salud mental y bienestar psicosocial.Para los abogados y jueces: el de la justicia, la equidad. Para los periodistas: informar sin censura y respetando los derechos de las personas. Y globalmente, a todo cuidadano/a el campo de la ética social.

Necesitamos levantar la voz más alto y con mayor fuerza sobre los procesos de revictimización, no solo los procesos en que se somete a las víctimas a reiteradas exposiciones y sobreexposiciones (en juicios, en prensa, en las redes sociales, etc.) sino también a los procesos de revictimización resultantes de una postura cómoda e individualista de mantenerse al margen, de la normalización de experiencias abusivas o negligentes y de la complicidad silenciosa.

Necesitamos seguir avanzando para comprender mejor el modo en que los niños y niñas van hablando sobre sus experiencias y vivencias (del pasado y del presente), sobre como se representan los hechos acontecidos en distintos momentos dependiendo de su etapa del desarrollo (edad, madurez, funcionamiento cognitivo y socio emocional) y dependiendo también de los contextos en que se les acompaña o se les deja solos para procesar o disociar sus experiencias.

Aunque no tenemos certezas en todo, hay ya bastante experiencia acumulada desde la psicología clínica y la psicología del desarrollo. También me parece que necesitamos reflexionar y problematizar quién pregunta, cómo se les pregunta, el rol de los psicólogos/as y jueces/zas en proteger los derechos de los niños/as, etc. Me parece que este fallo judicial encierra grave peligro, no lo digo porque me arrogue la certeza sobre la culpabilidad o inocencia del acusado, pero si porque es una señal potente que parece dejar entre paréntesis el derecho de los más débiles y esto nos afecta como país en varios niveles:

- Primero atenta contra el derecho de protección de las niñas en cuestión.

- Segundo, un fallo de esta magnitud tiene importantes repercusiones a nivel social y algunas muy negativas, las que ya se están observando: por una parte el temor de denunciar y quedar sometidas/os a un largo y traumatizante proceso en el cual la revictimización no es un detalle y no parece resguardarse a las pequeñas/os victimas ni a las personas adultas involucradas.

- Relacionado con lo anterior, produce un sentido de indignación, resignación y en el peor de los casos desesperanza aprendida, al constatar que las posibilidades de que la voz de los/as más débiles sea escuchada empáticamente y las posibilidades de alcanzar justicia en este ámbito resulta incierto, confuso y muy poco factible: muchas personas pueden estar ya retractándose de denunciar, pues válidamente pueden evaluar que los costos/beneficios son desequilibrados y que nuestro sistema judicial - penal no es capaz de proteger, sostener ni conducir cuidadosa y efectivamente el doloroso proceso y más aún retraumatiza.

- En este sentido este caso hoy podría considerarse tristemente emblemático de las inconsistencias y disfuncionalidades de nuestro sistema. Pareciera ser que en una problemática tan delicada, donde tanto ha costado avanzar para proteger, para abrir, para reparar y hacer justicia, corremos el riesgo de ir hacia atrás.

Me nace preguntarles si como ciudadanos/as, como profesionales, como miembros de colegios profesionales, de organizaciones, agrupaciones, en especial los Directorios y las Autoridades, así como también en tanto padres y madres, han tenido la posibilidad de conversar y analizar lo acontecido con expertos en el ámbito psicojurídico, médico-legal, etc. y si han podido informarse si ¿es efectivo que en el procedimiento legal de este tercer juicio o fallo, se excluyeron pruebas significativas que permitieron que en el segundo juicio condenaran al inculpado a décadas de prisión?. Si así fuese, me parece un antecedente que nos habla de la invalidación desde un sistema poderoso, del saber y del quehacer de especialistas, mas allá de que todo tenga una base legal que permita hacerlo, ¿nos parece ético?.

Como persona y psicóloga infanto - juvenil estoy muy preocupada y me gustaría que las Asociaciones Gremiales, Sociedades Profesionales y Clínicas, Autoridades de Facultades y Escuelas de Universidades pudiésemos dar señales saludables que ayuden a que esta “noticia” no quede, como muchas otras, a un costado del camino en un corto lapso de tiempo.

Así también, parece fundamental revisar como especialistas los protocolos que se utilizan en los peritajes de este tipo de causas y lograr un cuerpo sólido que no quede fragilizado ni resulte tan fácilmente expugnable.

Sería interesante además propiciar canales de comunicación, coordinaciones y comunicados públicos conjuntos, inter A. G. (colegio de psicólogos, médico, de abogados, etc.) que ayuden a levantar el ánimo y las esperanzas y den señales de sensibilidad y responsabilidad social ante la población que atendemos y para nuestro país en general.

Sabemos que el silencio permite el abuso y la violencia, Por eso me parece pertinente reflexionar y pronunciarnos en esta ocasión.

Perdonen lo extenso, mi intención es compartir y buscar caminos que nos permitan aportar en un esfuerzo colectivo.

Saludos afectuosos,

Cecilia Aretio Aguirrebeña

Directora Postítulo Especialización en Psicología Clínica Infanto-Juvenil.

Una aproximación relacional.

UDP Miembro Equipo Supervisión clínica CAP USACH

Psicóloga PUC y Mg© en Intervención Temprana UDD

Especialista en Psicoterapia y Supervisora Clínica

Acreditada CONAPC Nº Reg Col. Psicólogos A. G. 1434

 
"Experiencias Terapéuticas Que Sanan" PDF

Experiencias Terapéuticas Que Sanan

Abuso Infantil

Marcela Quijada

Este artículo es un intento sencillo de llegar a todos esos puntos que abarca la psicoterapia infantil y que muchas veces como padres o educadores no conocemos. Esto, no sólo en situaciones abusivas sino en cualquier contexto donde un niño puede sentirse vulnerable.

Partamos por aquello que los trae a consulta. Créanme que no es siempre algún tipo de trastorno, sino síntomas y reacciones ante sucesos de vida que los han dañado y que salen a flote en su cotidianidad: Les está yendo mal en el colegio, están más agresivos o retraídos y los padres los describen como “en la luna” (desconcentrados, distraídos) ¿Pero qué está causando todo esto? Desconcierta en alguno caso saber que, algún adulto, posiblemente conocido, aprovechando su lugar de poder, los agrede. Y llegan indefensos, tal como sus padres (que en ocasiones, suelo declarar en estado de “excepción”)

La psicoterapia reparatoria en abuso sexual se enfoca en las implicancias de la agresión no tratándola como enfermedad –que no lo es- sinocomo enfermedad –que no lo es- sino como un acontecimiento vital que marca la vida de una persona, algo que en psicología llamamos Trauma. Los niños con trastornos emocionales debido a un Trauma tienden a aislarse de diversas maneras: en el colegio, con sus profesores, con sus pares. Anestesian sus sensaciones, restringen su cuerpo, bloquean sus emociones y cierran su mente. Dichas reacciones no son antojadizas, son mecanismos de defensa que les permitieron sobrevivir a estos hechos agresivos y amenazantes; incluso fuera de su control.

Actos de esta naturaleza afectan profundamente su crecimiento sano y agravan sus síntomas. Los niños intentan hacer un buen contacto con el medio pero no lo logran y eso les inhibe mucho más. Cuando llegan a terapia, yo sé que han perdido algo que alguna vez tuvieron y tenían derecho a tener: el pleno uso y gozo de sus sentidos, su cuerpo, su intelecto y emociones. Y la psicoterapia es ayudarles a encontrar y recuperar esas partes faltantes de sí mismo. Y para esto, no bastan las palabras. Será fundamental utilizar una serie de técnicas expresivas y creativas, que son potentes proyecciones que conducen a la vida interior del niño. Algo que llamamos “Terapia de juego” Estas técnicas se conectan con el lenguaje universal de cada niño, y les permite familiarizarse con esas partes perdidas y reconocer nuevas y sanas oportunidades de ser. Y qué mejor, son entretenidas y no menos profundas.

No teman a la psicoterapia (Individual o familiar) Es una experiencia que ayuda a alcanzar el elemento básico para seguir adelante: la confianza en sí mismo.

 

 
“Cuando los niños Pintan” PDF

Cuando los niños Pintan

Expresión Gráfica y Plástica Infantil

Omar Cañete (2010)

A la intensa etapa inicial del dibujo que va entre el año y medio y los 4 años, se la suele llamar "garabato infantil" por la ausencia y precariedad de las funciones de representación o simbolización.Sin embargo, desde su expresión plástica formal, están lejos de ser algo simple y banal.

En el presente artículo, abordaremos los profundos cambios por los que pasa la mente y el dibujo infantil, destacando la infinitud de posibilidades de expresión al que puede llegar el trazo, con los elementos gráficos y pictóricos más simples, cuando es guiada por una mente activa, curiosa y abierta, que pareciera casi sin límites, como la de los niños.

 

Ver el tema completo en formato pdf
Descargar